Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6/01/11

¿Empleado o Propietario?

¿Empleado o Propietario? es una interrogante que lleva por título este nuevo escrito, que he querido compartir con ustedes mis lectores, los cuales estoy seguro han estado ahí, a la espera de un nuevo tema para este espacio.

He querido iniciar este nuevo año, compartiendo con ustedes una idea que ha estado revoloteando en mi cabeza, y la que también quiero hacer concreta en un futuro no muy lejano.

Leyendo un artículo contenido en el periódico El Día, en su emisión del día 06/01/2010, específicamente en su sección “Vida & Estilo”, el cual lleva por título “Desarrollo habilidades, esencial en el trabajo”, que trata entre otras cosas, sobre las consideraciones que se deben tomar en cuenta para que un empleado se desarrolle y desarrolle sus habilidades, y pueda ser considerado por sus superiores, para posibles ascensos,  nuevamente la idea de la que hice mención en el párrafo anterior, me embargó sobremanera.

La idea a la que hago referencia, está contenida en una pregunta, y es la siguiente: ¿Empleado o Propietario?

Hace mucho tiempo, estuve conversando con alguien que en este momento no recuerdo su nombre, y entre otros temas, hablamos al respecto de la independencia económica, esa independencia con la que todo el mundo sueña en algún momento de su vida. Y conversando y conversando, llegamos a la conclusión que habrán podido llegar en algún momento algunos de ustedes, y es que, si es cierto que estudiando y preparándose para ocupar una posición importante dentro de una empresa, como empleado, es una buena decisión, no menos cierto es, que prepararse y pensar con mente independiente y empresarial es una mucho más importante y trascendental decisión.

En los países desarrollados, establecidos en importantes renglones dentro de los rangos económicos, como por ejemplo Suiza, a los niños se les forma con mentalidad de ser independientes, lo que hace que en el futuro, sean grandes empresarios e inversionistas, no así, empleados.

En países como el nuestro, en vías de desarrollo, a los niños se les educa con el modelo de que deben prepararse, o sea, estudiar y destacarse en la universidad para que sean considerados para ocupar posiciones medias o altas en una empresa, como encargado, supervisor o gerente de un departamento o de toda una empresa, pero siempre como empleado, no así, como propietario de la misma.

En nuestro país, es normal escuchar a una madre o a un padre decir lo siguiente: “Mi hijo es supervisor en tal empresa”, “Mi hija es la gerente de tal banco”, “El esposo de mi hija es jefe en tal sitio”, expresiones estas, dichas con mucho orgullo y altanería. No digo que esto sea malo del todo, sino, que aun cuando esas personas se hayan esforzado por ser buenos profesionales, al final terminan siendo buenos en las carreras o profesión que estudiaron, pero, empleados.

Como entes de desarrollo que somos, debemos cambiar la visión, tanto nuestra, como de nuestros descendientes, prepararse para el futuro no solo debe ser sinónimo de llegar a una importante posición en una empresa, sino de enfrentar el futuro y el porvenir siendo nuestros propios jefes, por ende, siendo empresarios.

¡Hagamos la diferencia!, comencemos hoy, preparemos la plataforma necesaria para convertirnos en empresarios exitosos, y dejemos de ser empleados meritorios.

El camino no es fácil, pero los resultados y los beneficios serán muchos más que los recibidos cuando se es empleado.

Siempre se necesitarán empleados para que se pueda mantener la empresa y verla crecer, pero debes y tienes que hacer todo lo posible sin desmayar, para que ese empleado no seas tú.

El éxito y la creación de riquezas esta en tus manos, no te permitas perderlas para hacer que otros sean los beneficiados y así convertirlos a ellos y a sus familias en más independientes y por supuesto, más ricos.

Todas las familias y las grandes empresas que hoy conoces, y que son parte importante de nuestra economía y de toda la economía del mundo, no se iniciaron grandes, se iniciaron con una idea, con una idea de desarrollo, de independencia, no de dependencia.

¡De ti depende!

 

Read Full Post »