Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13 febrero 2008

Hoy falleció a la edad de 34 años un ser humano especial, cariñoso, amable, buen amigo, sincero, sano, sin malicia, sin rencores, lleno de muy buenas virtudes, amigo de los amigos, pero sobretoda las cosas, sincero.

Apenas comenzaba el día cuando me llamaron para preguntarme que si era cierto que mi amigo había fallecido, fue como un block de hielo que me dejaron caer encima, no lo podía creer, pero como no lo sabía, decidí investigar, con la esperanza de que fuera una falsa noticia, cuando pude contactar a alguien que podía confirmarme la noticia, fueron los minutos más largo de mi vida, le cerré sin darme cuenta, era cierto, había fallecido esta madrugada, de un infarto fulminante, un ser humano extraordinario, era de esos que siempre te gustaba estar con ellos, porque sus conversaciones eran sanas, sin ánimo de ofenderte en ningún momento, siempre con una sonrisa a flor de labios, con un cuerpo de hombre, pero con una mente tan sana como la de un niño inocente.

Hoy, mi corazón esta triste, este día no será borrado de mi mente, ayer estabamos juntos, él estaba en la compañía donde laboro, buscando un servicio, y aunque para serles sinceros, no tuve la oportunidad de hablar con él, porque no estaba dentro de mis posibilidades en ese momento, aunque sí lo observé de lejos.

Si todos tuvieramos la oportunidad de ver a un ser querido horas antes de que vaya a partir físicamente de este mundo, y que lo sepamos de antemano, lo abrazaríamos, le dijeramos lo mucho e importante que es para nosotros, porque no se imaginan ustedes lo que significa para uno, cuando hemos tenido la oportunidad de por lo menos saludar a esa persona, y en cuestión de horas te enteres, de que ya esa persona jamás la volveras a ver.

Donde quiera que te encuentres, sabes muy bien, el aprecio, el cariño y el respeto que sentí por ti.

Paz a tus restos

R.I.P

Amauris Cabrera

13.02.2008

Read Full Post »

Karla había sido una niña extremadamente protegida por sus padres, debido a que su desarrollo no era normal, porque mientras karla se desarrollaba en el vientre de su madre Angela, ésta se había convertido en dependiente de tranquilizantes, para poder calmar su estado nervioso, debido a la presión psicologica a que era sometida por parte de Roberto, su esposo.

Era 23 de Setiembre del año 1995, cumpleaños de Roberto, mientras él firmaba varios documentos en su escritorio, de repente suena el teléfono, Roberto pensó que era una de las tantas llamadas que ya había recibido para felicitarlo por su cumpleaños número 35. No, era una más importante aún, era su esposa Angela, que le llamaba para darle la expectacular noticia de que serían padres; Roberto estalló en llantos y no era para menos. Habían estado buscando ese embarazo hacía mucho tiempo, fueron 5 minutos de llanto a ambos lados de la línea telefonica. Después de estar un poco más calmados, agradecieron a Dios por haberles concedido el deseo de convertirse en padres y, por supuesto, ese era el mejor regalo de cumpleaños que Roberto había recibido en toda su vida, además por darle respuesta a todas las oraciones que le habían implorado al Altísimo. Organizaron una fiesta para compartir la gratificante noticia con todos los demás miembros de las dos familias, quienes tambien habían estado esperando y pidiendo por ese momento.  Todo era alegría, gozo, llantos, agradecimientos, todo transcurrió como debía ser, una feliz fiesta.

Pasaron los meses y ya Angela podía sentir el peso del embarazo y, no era para menos, Karla, se estaba desarrollando muy bien, era una niña sana, de acuerdo a lo que le decía su ginecologo, pero algo triste y desconcertante ocurrió. Roberto había conocido a Juan Carlos, quien era una de esas personas que tiene malas influencias en las demás personas, sobre todo en personas como Roberto, que se dejan llevar por las apariencias de los demás y que creen en todo el que le rodea.

Todo comenzó, cuando Roberto había salido con unos compañeros de trabajo, para celebrar que habían logrado firmar un gran contrato con una multinacional y que le arrojaría grandes ganancias a su empresa y por lo que Roberto recibiría una buena comisión de ventas y por supuesto un ascenso a gerente comercial, posición codiciada por muchos de los ejecutivos de la empresa. Mientras compartía en el bar, recibió un recado de parte de uno de los meseros, el cual decía lo siguiente: ¡Que guapo estas!, si observas a tu derecha podras descubrir quien piensa eso de ti, fue como un mandato, Roberto obedeció y volteo su cabeza hacia el lado que indicaba la nota, en ese mismo instante fue hechizado por una bella mujer, rubia despampanante, caballera larga, de tez blanca, cuerpo escultural, mirada penetrante y con una sonrisa que envolvía hasta el más mortal de los inmortales.

Roberto se puso de pie y se dirigió hacia donde se encontraba aquella mujer, la que luego cambiaría el destino de las vidas de Roberto, de Angela, y por supuesto de Karla, quien ya venía en camino.

Continuaron compartiendo copas, los amigos y compañeros de Roberto lo invitaron a marcharse, ya era tarde y sus familias le esperaban, pero Roberto se negó a irse con ellos y prefirió quedarse en el bar con Amanda, era el nombre con el cual se había identificado la desconocida. El alcohol se fue mezclando con la sangre, la temperatura fue subiendo y el contacto entre Roberto y Amanda era mucho más de cerca, Roberto había caido en las garras de esta desconocida mujer, cuando quizo regresar, ya era demasiado tarde, se encontraba en el apartamento de Amanda y ya habían tenido sexo…..y sin protección.

Esta relación ya tenía dos meses y medio, ya Roberto no era el mismo con Angela, siempre tenía un pretexto para no llegar temprano a la casa, el tiempo que pasaban juntos era de menos calidad, ya no le brindaba el mismo cariño al que la tenía acostumbrada, ya no le hablaba a Karla, que aunque la criatura aún estaba en el vientre de su madre, Roberto había hecho una excelente relación con su hija, le cantaba, le hablaba, le contaba cuentos, y tenía una linda comunicación con ella. Eso había acabado. Roberto siempre llegaba tarde a casa y no se tomaba la molestia de darle las buenas noches a Karla, como había sido costumbre hasta los los primeros 6 meses, ahora era todo lo contrario, Roberto no se dirigía a su esposa con el cariño que lo hacía antes, ahora era diferente, la maltrataba físicamente y todo lo que Angela hacía era incorrecto para Roberto, le hablaba peor que a un perro, la ignoraba, la menospreciaba, hasta que un día, bajo los efectos del alcohol y las drogas…..la golpeó tanto, que Angela tuvo que ser ingresada en el hospital en estado de sumo cuidado, y se le tuvo que realizar una cesarea de emergencia y tres semanas antes del tiempo previsto por su ginecologo para dar a luz, porque de lo contrario Karla podría morir.

Varios días después, mientras Roberto estaba con Amanda, tocaron el timbre del apartamento, era Juan Carlos, hermano de Amanda, Roberto no sabía de la existencia de Juan Carlos, Amanda los presentó y esa misma noche salieron y todo fue parrandas, tragos, música, más mujeres, drogas…..homosexualismo. Sí, homosexualismo, Juan Carlos era bisexual, y sin Roberto darse cuenta, embriagado, el ambiente, las drogas….se fue a la cama con Juan Carlos. Cuando Roberto despertó ya era tarde, había dormido con un hombre y para colmo, el hermano de su amante.

No lo soportaba, era aberrante, se sentía decepcionado consigo mismo, se cuestionaba, se sentía aborrecido, sucio, abobinable…..Juan Carlos lo había usado, lo había arrastrado hacia ese abismo.

Pasaron los meses y ya Karla estaba grandecita, era una niña hermosa, inteligente, hábil, pero era una niña con limitaciones. Como resultado de la golpiza que Roberto le había propinado a su madre, Karla nació con un trauma cerebral, que le impedía desarrollarse sanamente, y poder aprender cosas que para niños de su edad eran cosas fáciles, pero para Karla no lo eran. Fue puesta en tratamiento y después de varios años de estar siendo tratada pudo superar su deficiencia, pero las secuelas de su estado quedaron para siempre, Karla sería una niña insegura, descontrolada emocionalmente y con sentimientos encontrados.

Por su parte, Roberto, había cambiado su relación con Amanda, ahora su amante era Juan Carlos, con quien vivía una doble vida, y por quien seguía maltratando a su esposa Angela, y por supuesto a Karla, hasta que un día cuando llegó a su casa, en una de esas tantas noches en las que acostumbraba a llegar a altas horas de la noche, llegó borracho, drogado y encontró a Angela sentada en el recibidor de la sala, ya estaba cansada de lo mismo. Le reclamó a Roberto por haber llegado a tarde y en esas condiciones. La respuesta de Roberto fue una trompada directamente al rostro de Angela, le partió la cara a Angela, la sangre le corría por el pómulo izquierdo y continuó golpeandola, mientras Angela le gritaba que estaba cansada, que la matara, que ya no aguantaba más, que de esa forma ella podría descansar de la zozobra en la que estaba viviendo, y Roberto continuaba golpeandola, cuando de repente se escuchó un grito desesperado. Roberto reaccionó, era Karla, que desde que su padre llegó estuvo parada en la escalera presenciando aquel bochornoso, indignante y triste espectaculo.

Desde ese momento, Karla había retrocedido en su estado, se había convertido en una niña más distraida, más alejada, en la escuela sus resultados habían disminuido, ya no quería comer, no salía de su habitación, no le dirigía la palabra a sus padres, era una niña totalmente desconectada de este mundo, y no era para menos, había estado en el lugar indicado, pero no en el momento ni a la hora adecuada.

Cuando todo parecía mejorar, Roberto volvió a golpear a su esposa, porque ésta le había reclamado que le era extraño, como él prefería estar más tiempo con su amigo Juan Carlos, que con ellas, que eran su esposa e hija, en ese momento fue cuando Roberto explotó y le dijo quien era Juan Carlos para él y lo que pasaba entre ellos, que más que una relación de amistad, entre ellos lo que existía era amor verdadero, y otra vez Karla sin querer estaba presente, ahora la situación era más decepcionante, Karla se había enterado de que su padre le era infiel a su madre, pero eso no fue lo que detonó el estado de desesperación y de angustia en Karla, sino, que aparte de que se había enterado de la infidelidad de su padre, tambien se había enterado de que su relación extramarital no era con una mujer, sino, con un hombre.

Ese mismo día, pasaron las horas del día, llegó la tarde, entró la noche y Karla no había salido de su habitación, eso no era extraño, pero causó curiosidad en su madre, quien tratando de no hacer ningún ruido, entró a la habitación de Karla ¡y vaya sorpresa!, Karla estaba tirada en el piso, desnuda de la cintura hacia arriba y con un pedazo de papel entre sus manos, cuando su madre se inclinó para despertar a Karla, la encontró muy fria, triste fue su sorpresa, Karla estaba muerta……de acuerdo de los resultados preliminares del médico legista que levantó el cuerpo de Karla y por el estado en que se encontraba, Karla había fallecido alrededor de las 9 de la mañana, una hora después de la hora en la que su padre había golpeado a su madre y que le gritaba que la debaja por otra persona…..por Juan Carlos.

El papel que se encontraba entre los dedos de Karla al momento en que fue encontrada por su madre, decía lo siguiente:

Querida mami:

En muchas ocasiones cuando me encontraba en mi habitación, en donde para ti y para mi papá, yo estaba dormida, realmente no lo estaba, estaba escuchando todos los insultos que papi te decía, y como te maltrataba, en ese momento me sentía la niña más triste del mundo porque no entendía porque él te trataba de esa manera, y lo que menos podía entender era, porque dejabas que él lo hiciera, siempre fuimos muy felices, pero después de que papi duraba más tiempo en el trabajo, sentí que ya no eramos importantes para el, siempre llegaba tarde, y no entraba a mi habitación a darme las buenas noches como lo hacía antes, nunca iba a mi escuela a las reuniones de padres y todos mis amiguitos siempre iban acompañados de sus papis y sus mamis, ¿por qué él no iba?, ¿por qué siempre estaba de mal humor?, ¿por qué ya no me llevaba a comer helados? ¿por qué no saliamos juntos?, pienso que él estaba cansado de nosotras, hoy estoy muy triste, papi volvió a pegarte, y no sé porque, pero tampoco sé quien es juan carlos, por eso, para que papi y tú puedan estar tranquilos y no peleen más por mi, me tomé el líquido que papi usaba en su carro cuando lo reparaba y que un día él mismo me dijo: “Debes tener cuidado con esto Karla, porque si lo tomas, te puedes morir y ya no podremos volver a jugar”.

La curiosidad arropó a Angela y a pesar de estar tan dolida por la muerte de su hija, buscó entre las cosas de Karla y encontró un frasco medio vacío de un líquido que en su etiqueta decía: Líquido para Frenos, mantener fuera del alcance de los niños.

Fín……

Lo que pudiera hacer falta en esta corta historia se los dejo a su imaginación

Read Full Post »